Las manifestaciones folclóricas de los pueblos son el sello de identidad de los mismos, y si los estudiamos con detenimiento nos revelan algunas características singulares de su carga histórica y cultural, en este sentido las manifestaciones de Cataluña nos dejan como enseñanza el profundo sentido religioso de los catalanes y su vinculación romana igual que los cerrajeros cuyos orígenes se remontan a esa época.

Manifestaciones folclóricas de Cataluña

Pesebres vivientes o pessebres vivents o belenes vivientes.

Son manifestaciones religiosas de Cataluña que siguen siendo una tradición de cada Navidad. Son representaciones de la historia del nacimiento de Jesús y cada pueblo suele organizar su propio Belén contando con los habitantes del pueblo como voluntarios para preparar, organizar y disfrazarse.  En Joanetes, un pueblo muy pequeño pero encantador, en la comarca de la Garrotxa, cerca de Olot. Cada año lo hacen distinto y las escenas tienen mucho que ver con la vida cotidiana de la época romana. Estos pesebres vivientes se representan en navidad, en muchos pueblos catalanes y solo lo hacen durante la noche.

Els Pastorets» (los pastorcillos)

Es una obra de teatro que cuenta la historia del Nacimiento de Jesús, pero desde la perspectiva de unos pastorcillos que deberán ir a adorarlo. Más allá de la temática religiosa, la obra es una brillante historia sobre el bien y el mal en la que se mezclan demonios y pastores, todo ello amenizado con canciones y, a menudo, con mucha sátira. Se presenta a finales de diciembre inicio de enero, con duración de tres horas se presenta en los teatros municipales de Cataluña

Los Castells (Castillos)

Consiste en la formación de torres humanas, es una tradición que se inicio en Tarragona, con más de 200 años de historia, es una de las cosas que más gustan a los visitantes que llegan a Cataluña, por su espectacularidad, por la forma como los pequeños suben a lo alto de las torres y por ser algo único en el mundo. Desde 2010 son Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO.

TEMPS DE FLORS 8 tiempo de flores)

A mediados de mayo Girona se convierte en un enorme jardín público y todos sus edificios, calles y monumentos se decoran con flores. Esta peculiar exposición se celebra desde 1954, aunque se ha hecho muy popular sobre todo en los últimos años. Tenía previsto ir este año pero coincidió con el encuentro anual del Travel Bloggers Meeting y tuve que postponerlo otro año más muy a mi pesar.

Las «fiestas mayores.

son típicas del verano catalán. Cada pueblo se engalana para celebrar su fiesta más popular, En los Correfocs, los diablos toman las calles armados con petardos y bengalas. Los habitantes del pueblo saltan alrededor del fuego para ayudar a devolver los demonios al infierno. De nuevo, una batalla entre el bien y el mal. Los gigantes son grandes esculturas que representan los patrones de la ciudad y salen a bailar junto a los habitantes. Las fiestas se celebran en verano hasta los finales de septiembre.