Los curiosos y humildes orígenes de los macarrones con queso

¿A quién no le gusta un humeante y recién cocinado plato de macarrones con queso? Posiblemente sea uno de los platillos favoritos de grandes y chicos, gracias a esos hilillos de queso que se condensan o al fabuloso sabor del queso cheddar. ¡Simplemente delicioso!

Es una comida que se incluye en varios países de Europa y Asia; de hecho los estadounidenses lo acreditan como uno de sus platos autóctonos, pero lo que pocos sabían es que los macarrones provienen del país donde Heidi corría por los Alpes: Suiza.

Tan solo basta que visitemos algún restaurante suizo. Por ejemplo, en la ciudad de Fronalpstock, específicamente en el cantón de Schwyz existe un restaurante llamado Gipfelrestaurant Fronalpstock, una taberna ubicada al borde de los Alpes.

Hacemos referencia a este restaurant pues se trata de un local de aspecto particular pero a la vez atractivo, que visitan miles de turistas que convergen en los Alpes suizos. Uno de los menús que salta a la vista para los extranjeros en este restaurant es el Älplermagronen.

¿Qué es exactamente el Älplermagronen?

En todo caso, el Gipfelrestaurant Fronalpstock no es el único lugar donde se sirve el Älplermagronen, cuya traducción significa “Macarrones de Pastor Alpino”, y según la tradición suiza sabe mejor cuando te lo has ganado, o al menos cuando tienes hambre y te cruje la panza.

El suculento Älplermagronen se prepara con macarrones en forma de codo o “coditos”, los cuales son conocidos por su nombre local como magronen o hörni, ya que tienen forma similar a la de los cuernos de la gamuza y la cabra montesa.

El secreto de un buen Älplermagronen es la crema que se añada, junto con la pegajosidad del queso agregado, que si bien en Estados Unidos usan queso cheddar con los macarrones, los suizos le incorporan Gruyere o cualquier otro queso alpino local.

Breve historia de los macarrones de pastor alpino

El origen del nombre “Älplermagronen” se debe a que un grupo de pastores que habitaban en la montaña alpina, debía llevar su comida mientras cuidaban de las reses que contribuían a sostener la economía del lugar.

La pasta es una de las comidas más livianas para llevar ya sea en viandas o en el estómago dependiendo de la cantidad que se coma, y el queso es uno de los recursos más abundantes de la región suiza, así que era cuestión de tiempo que estos dos elementos se uniesen en un solo plato.

Dependiendo de quién prepare esta deliciosa comida, realizará ciertas variantes. Por ejemplo, habrá quienes le agreguen astillas de patatas y cebolla asada, mientras que otros le incorporarán rebanadas de tocino ahumado o jamón.

Aspectos de seguridad y salud del Älplermagronen

Las personas que van a vacacionar a los Alpes con frecuencia se congregan para esquiar, así que después de suficiente actividad extenuante, un platillo de Älplermagronen no cae mal.

Ahora bien, si planeas hacer otras actividades que requieran de esfuerzo físico, te recomendamos no comer este platillo ya que la combinación de crema con el queso te puede resultar pesada para el libre desempeño.

Los macarrones de pastor alpino es recomendable comerlos como plato de almuerzo o cena, para que luego te instales a descansar en una cabaña para iniciar el día siguiente con buen pie.