Cuando se trata del ambiente, muchos de nosotros apostamos al cambio de los hábitos de los seres humanos a favor de la mejora del medio que nos rodea, pero, lamentablemente, no siempre podemos tener alegrías en la batalla ambientalista, y hoy nos toca una mala noticia.

Si, existen emisiones de dióxido de carbono al ambiente producto de la producción industrial, pero ya desde hace mucho tiempo se han firmado acuerdo para que estas emisiones se reduzcan; de hecho, muchos han reinventado procesos para que sean muchos más amigables.

Cualquiera puede pensar que con estas acciones estamos habido gran cosa, es decir, que el daño que hemos hecho es reversible, pero no, pues en este año se ha roto el record en emisiones de dióxido de carbono en la atmosfera. Ya saben que el dióxido de carbono es uno de los gases del efecto invernadero que causa el aumento de la temperatura terrestre.

Si, tanto es fuerzo no ha servido para mucho, para serles sincero, es eso, o es que en verdad no estamos haciendo nada de lo que nos hemos propuestos.

Por allí se dice que es parte del fenómeno del niño, de la vegetación inexistente, de tal o de cual, pero la verdad es que es mano del hombre; el daño que creíamos reversible no lo es así.

Es noticia hoy y va a ser noticia en un futuro, pues la era industrial está en su apogeo y al parecer, aunque exista una intención de ceder, no es tal como para que la tierra vuelva a ser lo que solía.